Mitos y Realidades

Ø     Quedarse en una vida pasada

      Esto no es posible, ya que en realidad no regresamos a ninguna parte: lo que hacemos es traer a la conciencia presente experiencias que están profundamente guardadas en el alma, para trabajarlas terapéuticamente.

Ø     Perder el control de sí mismo

      Si bien el paciente debe dejar fluir la experiencia, sin oponerse a ella, conserva su voluntad y toma las decisiones terapéuticas que le hacen sentido; el terapeuta es un guía que acompaña sin jamás criticar o imponer.

 Ø     Enfermar al conocer la verdad

      Por terrible que parezca la vivencia, se trata de un trauma preexistente, cuyos efectos dañinos ya están presentes. Al rescatarlo y manejarlo terapéuticamente en ese estado de conciencia, es que se logra la sanación.

Ø     Ser siempre alguien importante

      No es así: la gran mayoría de las veces son vidas muy anónimas aun cuando los conflictos sean intensos y variados. Sólo en contadas ocasiones aparecen personajes importantes o famosos. La frecuencia es la esperada para la época revivida.

Ø     Mejorar como por arte de magia

      Es cierto que esta terapia es más profunda y más efectiva en sus resultados que cualquier terapia convencional. Sin embargo, si tardamos años o siglos en enfermarnos ¿Cómo sanarnos en una sola sesión? Sucede, pero no es lo habitual.

 

This post is also available in: Inglés